Cómo llegar a Jerusalén

Cómo llegar a Jerusalén

Cada día, miles de turistas de todas partes del mundo llegan a Jerusalén en tren, autobús o taxi. La mayoría viene desde Tel Aviv, la cuidad con el aeropuerto más cercano.

Llegar a Jerusalén en avión

Jerusalén no tiene aeropuerto propio, por lo que a la hora de buscar vuelos a la Ciudad Santa, deberéis seleccionar como destino Tel Aviv. Tan solo 65 kilómetros separan a las dos ciudades más importantes de Israel, por lo que el Aeropuerto Internacional Ben Gurión da a Tel Aviv, a Jerusalén y a prácticamente todo el país.

Por lo tanto, llegar en avión a Tel Aviv es la forma más rápida de llegar a Jerusalén. El aeropuerto tiene conexiones con cientos de ciudades en todo el mundo y trabaja con compañías internacionales como Air France, KLM, Norwegian, Turkish Airlines o Lufthansa. Las principales compañías españolas que vuelan a Tel Aviv son: Iberia, Air Europa y Vueling.

Para encontrar las mejores ofertas, podéis echar un ojo a nuestro buscador de vuelos baratos:

Llegar a Jerusalén en tren

Muchos turistas que llegan en avión a Tel Aviv eligen el tren para desplazarse hasta Jerusalén, su destino final. La compañía ferroviaria Israel Railways opera por todo el país y conecta Jerusalén con el Aeropuerto de Ben Gurión, el centro de Tel Aviv, Haifa y otros lugares clave del país.

Llegar a Jerusalén en autobús

La forma más económica de llegar a Jerusalén desde cualquier ciudad cercana es en autobús. Para que os hagáis una idea aproximada de los precios, un billete de ida de Tel Aviv a Jerusalén cuesta unos 17 séquel (5 US$), y el trayecto dura poco más de una hora. Esta línea es utilizada cada día por cientos de personas, por lo que hay mucha frecuencia de autobuses.

La frecuencia y el precio de los autobuses para llegar a Jerusalén varían en función de la ciudad de origen.