Cesárea Marítima

Cesárea Marítima

Aunque Cesárea ha estado habitada por romanos, bizantinos, árabes y cruzados; los yacimientos arqueológicos de la época romana son el mayor reflejo del esplendor que tuvo este importante enclave mediterráneo hace miles de años.

A orillas del mar Mediterráneo, entre Haifa y Tel Aviv, se encuentran las ruinas romanas más impresionantes y mejor conservadas de todo Israel: Cesárea.

Un poco de historia

Cesárea Máxima fue fundada en el siglo I a.C. por Herodes el Grande, rey de Judea y vasallo de Roma, quien quiso homenajear al emperador romano bautizando esta nueva ciudad en honor al César.

En los siglos II y III, Cesárea se convirtió en una de las ciudades orientales más influyentes del Imperio Romano. En el periodo bizantino, este núcleo romano comenzó a recibir a los primeros padres del cristianismo hasta que, en el año 639, Cesárea fue invadida por los árabes.

A partir de aquel momento, la ciudad romana fue decayendo y pasó por manos de los franceses, los ingleses, cristianos del este y musulmanes. Con la llegada de los Cruzados, recuperó parte de su esplendor y llegó a ser capital de Israel, pero también este capítulo se cerró y Cesárea quedó abandonada para convertirse finalmente en un importante yacimiento arqueológico.

Qué ver en Cesárea

  • Teatro romano: el yacimiento mejor conservado es el teatro romano de Cesárea, la primera gran construcción de Herodes en Judea. Se ubica justo frente al mar, una característica muy poco común en obras de este calibre. Aunque disfrutar de este hecho único sigue siendo posible gracias a las obras teatrales que se representan cada verano en Cesárea.
  • La piedra de Pilato: esta milenaria roca con una inscripción que menciona a Poncio Pilato es el único vestigio que confirma la existencia del gobernador que, según la Biblia, ordenó la crucifixión de Jesús. La piedra se encontró en el teatro romano, que hoy exhibe una réplica. La original se expone en el Museo de Israel.
  • Hipódromo: la segunda construcción mejor conservada de Cesárea es este anfiteatro romano que fue utilizado también como hipódromo. Con capacidad para más de 15000 asistentes, esta gran construcción oval fue escenario de las famosas carreras de cuadrigas.
  • Palacio de Herodes: los restos del que un día fue un majestuoso palacio literalmente a orillas del mar sorprenden por la opulencia y el gusto exquisito de su dueño: el rey Herodes.
  • Acueducto: a tan solo 9 kilómetros del yacimiento de Cesárea se encuentra un majestuoso acueducto romano… ¡en primera línea de playa! La imagen pintoresca de esta histórica construcción de piedra fundida con el mar atrae cada día a miles de viajeros.

Cómo llegar a Cesárea desde Jerusalén

  • Transporte público: es la forma más complicada de llegar a Cesárea. Hay un autobús que sale de la Estación Central de Jerusalén con destino a Haifa. Una vez allí, tendréis que coger un taxi hasta el yacimiento de Cesárea, a unos 10 minutos en coche y casi 40 caminando.
  • Tour organizado: es sin duda la mejor opción, ya que incluye el transporte directo del hotel o punto de encuentro a Cesárea.

Excursión desde Jerusalén

La mejor forma de visitar Cesárea sin preocupaciones de transporte y horario es reservar una excursión organizada con guía y traslados. De esta forma, conoceréis más a fondo la historia del lugar y visitaréis otras ciudades de Israel, como Haifa, Acre y Rosh Hanikra.

Horario

Verano
De domingo a jueves: de 8:00 a 17:00 horas.
Viernes y festivos: de 8:00 a 16:00 horas.
Inverno
De domingo a jueves: de 8:00 a 16:00 horas.
Viernes y festivos: de 8:00 a 15:00 horas.

Precio

Adultos: 39 séquel (11,60 US$)
Niños: 24 séquel (7,10 US$)
Estudiantes: 33 séquel (9,80 US$)

Lugares próximos

Haifa (34.6 km) Nazaret (43.4 km) Tel Aviv (47.6 km)