Belén

A tan solo 10 kilómetros de Jerusalén se encuentra una ciudad igualmente santa, Belén, donde la Biblia sitúa el nacimiento de Jesús. En Belén es posible seguir el camino que recorrieron los pastorcillos hasta el famoso portal de Belén.

En la región de Cisjordania se encuentra la ciudad palestina de Belén, levantada en las faldas de los montes de Judea y considerada ciudad santa para dos grandes religiones. Los evangelios cristianos señalan que Jesús nació en un portal de Belén, mientras que, para los judíos, Belén es la ciudad donde está enterrada Raquel, una de las mujeres más importantes de la Torá, y donde fue coronado el rey David.  

Qué ver en Belén

  • Campo de los Pastores: la primera anunciación del nacimiento de Cristo fue a unos pastorcillos que descansaban en una ladera. En este lugar sagrado, conocido como el Campo de los Pastores, se ha levantado una capilla que conmemora este hecho. Junto al templo se encuentra una gruta donde, según la Biblia, tuvo lugar el suceso.
  • Calle de la Estrella: convertida en la calle más famosa de Belén, esta angosta avenida marca el camino que trazaron los tres sabios de Oriente siguiendo la estrella hasta el pesebre. Sus puertas de colores abren paso a talleres artesanales y comercios de todo tipo.
  • Plaza del Pesebre: esta céntrica plaza de Belén se encuentra adyacente a la famosa Iglesia de la Natividad y es una de las zonas más visitadas de la ciudad. ¡Tiene vida todo el año!
  • Capilla de la Gruta de la Leche: otro de los templos más famosos de Belén es esta capilla, construida sobre la gruta donde Jesús, María y José se refugiaron de la matanza de niños ordenada por el rey Herodes. El lugar presenta mosaicos bizantinos del siglo V, aunque la iglesia actual es de 1872.
  • Muro de separación: aunque no se trata de una atracción turística, muchos viajeros se detienen frente a este gran muro de hormigón de ocho metros de altura que separa Belén de Jerusalén. La pared está llena de grafitis reivindicativos, algunos del famoso artista Banksy.

Basílica de la Natividad

Si hay un monumento de Belén que atrae la atención de peregrinos y visitantes de cualquier calado es la Iglesia de la Natividad, construida sobre el famoso portal de Belén. Las dimensiones y la decoración interior del templo son realmente espectaculares e infunden un sentimiento de grandeza y majestuosidad.

El interior de la iglesia de la Natividad queda alumbrado por la tenue luz de lámparas colgadas del techo. Todo ello, sumado a las colas de gente esperando su turno para visitar el pesebre, confirman que esta iglesia es un lugar muy especial.

La Gruta señala el lugar donde, según la Biblia, nació Jesús. Una piedra con forma de estrella señala el punto exacto del nacimiento, y todos esperan su turno para tocar este lugar sagrado. Con la llegada de fieles de todas partes del mundo, la gruta siempre rebosa cánticos, oraciones e incluso ofrendas.

Cómo llegar a Belén desde Jerusalén

  • Transporte público: desde la Estación Este de Jerusalén (cerca de la Puerta de Damasco) sale con bastante frecuencia el autobús 21, que os llevará al centro de Belén. el precio es de 5 séquel (1,50 US$) y la duración del trayecto puede extenderse a 45 minutos, en función de los controles de seguridad que realicen ese día.
  • Taxi: llegar a Belén desde Jerusalén en taxi es una opción viable, ya que hay apenas 10 kilómetros de distancia ente ambas ciudades. El precio no es muy elevado, pero no todos los taxis están autorizados a cruzar la frontera, así que lo mejor es preguntar al conductor antes de subir.
  • Excursión organizada: la mejor opción es reservar un tour organizado a Belén desde Jerusalén, ya que os ahorraréis preocupaciones con el transporte y contaréis con un guía que os explique todos los lugares históricos que se visitan.

Excursión en español

Podéis reservar la excursión a Belén desde Jerusalén en el siguiente enlace:

Importante

Puede que las autoridades palestinas os pidan documentación para pasar a Belén. Recordad llevar el pasaporte a mano.